Barcelona Cultura
>> Acceso al web Tras los muros del Monasterio
INFORMACIÓN IMPORTANTE

El monasterio retoma las actividades presenciales en el museo con un aforo del 100%. ¡Consultad la página web para estar al día! https://monestirpedralbes.barcelona/es/actividades

 

Podéis seguir visitando el monasterio y las exposiciones a través del siguiente enlace: https://entrades.eicub.net:8443/muslinkIII/venda/index.jsp?nom_cache=PEDRALBES&property=PEDRALBES&lang=2&codiActiv=100

 

 

Recordad que, durante la visita, por motivos de conservación, la capilla de San Miguel tiene un aforo de solo 5 personas y la puerta de la capilla debe permanecer siempre cerrada. Permanecen cerradas aún la Sala Capitular y la parte immersiva de la exposición Tras los muros del monasterio . Gracias por vuestra comprensión.

 

Seguid la actualidad del museo también en las redes sociales:

El claustro

El claustro es el elemento central que vertebra el espacio del monasterio. Considerado el claustro gótico más grande del mundo, consta de dos galerías con veintiséis columnas a cada lado hechas de piedra nummulítica —piedra calcárea con restos de fósiles— procedente de Girona, y de un tercer piso levantado posteriormente a modo de buhardilla.

Los capiteles que sostienen los arcos ojivales están decorados con hojas muy estilizadas y con los escudos de la casa real y de los Montcada. El techo es de madera y originalmente, en los listones, podían verse las barras reales en rojo y los panes o besantes de oro del escudo de los Montcada, tal como hoy se reproduce en la sala de la abadía. La fusión de los emblemas heráldicos de la casa real y la familia de los Montcada dio lugar al escudo que la reina Elisenda cedió a la comunidad para la posteridad.

claustro
claustro
claustro
claustro
claustro
claustro
claustro
claustro
claustro
claustro

Alrededor del claustro se distribuyen las principales estancias del monasterio: la sala capitular (del siglo XV), la sala de la abadía, la enfermería (del siglo XVI), el refectorio, el dormitorio y las celdas de día. Estas últimas constituyen uno de los ejemplos más genuinos e idiosincráticos de la aplicación de la regla dentro del monasterio. Las celdas de día eran pequeñas estancias en las que algunas religiosas pasaban en solitario las horas libres que les quedaban tras los actos comunitarios. Gran parte de ellas están ornadas como pequeñas capillas, con retablos, cuadros, altares y objetos de culto de distintos estilos, desde el siglo XVI hasta el siglo XX, aunque la mayoría de las que aún se conservan son de época moderna.

En el monasterio todo se organizaba alrededor del espacio central de la clausura; por ello el claustro se convertía en un lugar de circulación, de meditación personal y de contemplación de la naturaleza como imagen de la divinidad. Actualmente, el claustro acoge un proyecto de recreación de un jardín medicinal medieval a partir de los escritos conservados en el monasterio y de los tratados que recogen el saber medicinal de la época.